Sarah Lark: 'Mi secreto es que escribo lo que me gustaría leer'

22.11.13

Aunque su familia la convenció para estudiar Magisterio, siempre supo que quería escribir. Como Sarah Lark alcanzó el éxito con la trilogía de la 'Nube Blanca', una historia ambientada en Nueva Zelanda donde el paisaje es un personaje más. Después dio el salto al Caribe con una nueva saga de la que acaba de publicar la segunda parte, 'Las olas del destino' (Ediciones B), que este jueves ha presentado en Bilbao, donde firmará libros esta tarde en la librería Elkar.


Detrás de Sarah Lark se esconde Christiane Gohl, una escritora alemana que en la actualidad vive en Almería, en una finca rodeada de animales, y que con su nombre y con otros seudónimos ha escrito 150 libros sobre equitación y también ha abordado la novela histórica.

Su imaginación no deja nunca de trabajar y le sugiere miles de historias. En su novela más reciente traducida al castellano, vuelve al Caribe de mediados del siglo XVIII y retoma la saga familiar de la inglesa Nora Fortnam, protagonista de 'La isla de las mil fuentes'.

En esta ocasión, sin embargo, el protagonismo recae en la hija que tuvo con el esclavo Akwasi, Deirdre. La joven acaba de cumplir 18 años y tiene gran éxito entre los jóvenes de Jamaica, aunque cuando se enamora de un médico joven no dudará en acompañarlo a Saint-Domingue, en La Española. Pero "Deirdre es una joven que se aburre rápido", explica su autora, y no tardará en encontrarse cara a cara con la aventura, ingrediente básico de las novelas de Lark.

Entre otros, Deirdre conocerá a Bony, una esclava que terminará convertida en pirata, y a Macandal, un personaje histórico que lideró el movimiento de los esclavos para echar a los colonos blancos de la isla de La Española. Para conseguirlo, no dudará en envenenar la comida de los amos. "Murieron familias enteras y se instauró el pánico", relata Lark, para quien la documentación rigurosa es "lo más importante" al abordar sus novelas.

En un futuro le gustaría poder escribir una novela ambientada en España, país donde reside desde hace años. Como Nora, dice, nació "en el país equivocado" y en Almería encuentra la dosis justa de naturaleza y aventuras, pero "con infraestructuras cerca", bromea. Sus lectores prefieren de momento escenarios como el Caribe y Nueva Zelanda y para ella, por encima de cualquier premio, lo importante es "que la gente disfrute" con sus libros. Pero llegado el momento, asegura, no le faltan las ideas para ambientar historias en otros lugares. "Mi secreto es que escribo lo que a mí me gustaría leer", confiesa.

¿Qué te pareció este artículo? Coméntanos en FACEBOOK

Vía | elmundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada